WATERLOO

Nos hemos encontrado en diferentes espacios y ciudades, todo se fue cociendo a fuego lento. Durante dos años el proceso de investigación en este trabajo fue navegando entre diferentes aguas, ahora nos encontramos en un punto donde todo toma forma, la forma deseada. Ahora queremos compartir este proceso que para nosotros fue tan rico en diferentes planos tanto personales como profesionales.

Waterloo, fue la última de las guerras napoleónicas en las que se vio cómo las ambiciones del emperador francés  eran aplastadas. Napoleón perdió su batalla y este contexto/idea de perder una batalla en la que te piensas vencedor antes de enfrentarte a ella nos pareció muy inspirador y un buen punto de partida para algún tipo de proyecto, en aquel entonces no sabíamos la forma que esta idea tomaría.

Reflexionar sobre nuestros momentos pasados dónde nos podríamos ver reflejados en este acontecimiento abrió la caja de Pandora y con ella una trenza de curiosidades que se fueron sumando en nuestra lista, el proyecto comenzó a coger fuerza por sí solo.

Waterloo quiere ser una forma de expresar artísticamente esas batallas perdidas, esas batallas interiores y personales que tenemos almacenadas y que muchas veces nos cuesta expresar. Eso sí, sin entender la derrota en términos de drama/sufrimiento sino como una excusa o posibilidad creativa de enfrentarnos a ellas con el fin de atravesarlas y superarlas.

La propuesta se nutre de las historias de los intérpretes. Tres mujeres y tres hombres se enfrentan a sus batallas perdidas desde las ganas de poder salir victoriosos. Esta vez son seis negros en escena guiados y acompañados por Álvaro Frutos.

“Waterloo, promise to love you for evermore”

 

ESTRENO  6  ABRIL 2018.