NI UN PASO ÁTRAS.

Ahora no hay tiempo para recular, no hay tiempo para observar ligeramente hacia atrás por encima de nuestro propio hombro y contemplar lo que hemos dejado mirando nuestro propio trasero. Ahora no hay tiempo para remolonear, ni para pararse a pensar esos cambios de eje si hubiéramos tomado otras decisiones, tampoco hay tiempo para añorar o dejarse llevar por lo que podría haber sido.

giphy-2La meta está casi en nuestro punto de mira, ya la olemos y todos nuestros deseos se están alineando con los astros, parece ser. Lo que parecía complejo se hace fácil, aunque en la otra dirección los astros y sus amigos también están puñeteros y nos ponen barreras de estas que hacen el paisaje mas entretenido. Tenemos práctica en los “granjetes” , no hay ni una barrera que se nos resista, aunque después nos peguemos un hostión del carajo. ¿Quién dijo que todos los aterrizajes tenían que ser limpios y exactos? ¿Quién ha salido ileso tras un salto inesperado? Pues alguna vez seguro que hemos caído todos cual princesas Disney, pero posiblemente será una posibilidad entre un millón según estadísticas de analistas respetados desde tu casa a la mía y cuestionados en cualquier otro rincón del mundo.

Porque, si tienes interés en seguir lanzando tu cuerpo hacia delante, no te quedará otra que sacar buenas piernas para saltar, o escurrirte por debajo… también, mover las barreras de un caderazo bien preciso que provoque una devastadora caída de dicho obstáculo. Porque para bien, para mal o para lo que sea , a todas las personas de este mundo nos llegan obstáculos y a veces nos frenan, pero con tanto frenazo y tan poco salto el espacio se va acotando por nosotros mismos y los procesos se transforman en meses cortos y relamidos por cosas ya conocidas dónde todo parece estar condicionado por ese momento de presentar a un público que espera dulce o salado, un público hambriento de carne esperando que le distraigas durante unas horas. Qué frívolo parece cuando hablamos desde una perspectiva rancia e irónica pero que podría ser una de las grandes banderas de las artes escénicas  —rápido, calentito y con calidad—.

Ni estamos generalizando, ni enmarcado las cosas de mejor o peor calidad, ni colocándonos a nosotras en un lugar donde nos la sople enormemente el resultado de todo esto que andamos cocinando, tampoco dictando una única fórmula de proyectar tu cuerpo adelante, gracias a Dios hay muchas maneras tantas cómo personas nacidas y con ganas de hacer algo productivo con esto que llamamos vivir.

En este caso sólo queremos compartir diferentes fórmulas que hemos habitado, bien sea por iniciativa propia o por un entorno que aprieta y exige de forma rápida y eficaz, dicen que estamos en la era del consumismo y “bueno, bonito y barato” gusta a unas más que otras pero todas hemos engullido fugaces aunque después las digestiones sean más pesadas. 

200w-1

 –UN PLÁTANO O MUCHOS PLATANITOS, CUESTIÓN DE GUSTOS, DE BOCAS Y DE APETENCIAS.

Nosotros en este proceso que duró años hemos consumido de todo y experimentado todas las posibilidades que nuestra imaginación invitaba, nuestros oídos, ojos y piel captaban  y nuestro cuerpo se rendía a esos lugares desconocidos encontrados con muchos nudos que desenredar, vueltas han sido pocas, viajes muchos. Hemos borrado, restado, sumado, multiplicado y dividido también, y eso que lo nuestro no son las matemáticas. Llegó el momento de compartir nuestro último proceso, donde el propio proceso fue —nunca mejor dicho— procesando una idea inicial que solo mantiene la esencia, pero se transformó de cabo a rabo y aunque parezca algo a lo que ya estamos acostumbrados, esta vez estamos más nerviosos de lo común para nosotros, quizás sea porque llevamos con esta merienda muchos años liados y se han ido rellenando muchas cosas dentro del proceso que nos dieron infinitas posibilidades que se nos fueron abriendo el rango de juego a lugares que no sospechábamos cuando comenzamos con este en “Conde Duque – Madrid” . La merienda ya esta lista y con la mano en el pecho sentimos si vienes y te encuentras con dulce esperando salado o justo al contrario.

Nos hemos prometido no mirar atrás y permitirle a este monstruo bello de merienda que se comporte tal y como es, tal y como la revelación llegó a nuestras carnes morenas.

28 y 29 de marzo – MERIENDA DE NEGROS – Espacio Inestable (Valencia)

PD: A veces, cuando saltas. También puedes caer en lugares blanditos y confortables.

100.gif