MUCHO BRILLO Y POCA VERGÜENZA.

 

Que brille, que brille febrero y todas esas personas que no dejan de brillar y no frenan cuando el propio entorno aprieta. Pero qué manía más fea hay  en esta sociedad cuando vemos que algo brilla y deslumbra un poco… tras esta sensación quizás “acojone” y seguido un comentario nefasto cargado de una cieguera profunda y sin aceptar que ese chorrazo brillante en el fondo te  pareció brutal de bonito y de -illuminaty-

¡Joder! Es que no nos dejan tranquilas a nuestra Rosalía y a nuestra Amaia de España, ni a ellas ni a muchos culos inquietos que les mola mojarse y secuestrar a ratos nuestra piel.  Te guste o no te guste, a ti, a mi  o quién sea…. esto es una petición pública, ¡gritando a los cuatro vientos con pancartas bien grades!, alzando la voz como grandes leon@s: “dejenl@ssss, déjenl@s respirar”.

Y eso es lo que nos falta a nosotros, ¡un respiro! Porque tremendo enero de -no stop- que hemos habitado y no por la subida de Enero que nos cuenta El Corte Inglés, más bien porque se nos han juntado el hambre con las ganas de comer. Fue tan sencillo, que nuestros amigos dejaron de ser nuestro amigos porque hemos dejado de verlos. Entre la suma de formaciones que estamos llevando y los ensayos, si le sumas viajes y bla bla bla y bla bla bla…. jajaja

Seguimos de ensayos, que se acerca el estreno de nuestra “Merienda de negros”, 28 Y 29 DE MARZO EN VALENCIA.

Qué sí, que sí llegamos, que nosotros tenemos mucho brillo y poca vergüenza, además de mucha “guasa”, que empezamos a cruzar ironías y ya no vamos a saber expresar cuando estemos de broma con la primera ironía, la segunda… y entonces se relían las cosas y os vais a pensar cosas que posiblemente no sean veraces o más bien, no formen parte de nuestro pensamiento más autóctono.

 

Fuera de bromas, nosotros lo intentaremos y casi podemos prometer que nos quedaremos satisfechos, pero  no podremos asegurar porque aún nos quedan dos meses de preguntar cosas al cuerpo y todo lo que le rodea, a veces nos sentimos como un astronauta inexperto que está flotando en la inmensidad y no tiene muy claro si el planeta que tiene delante es Urano o Venus, pero ahí andamos escuchando estos latidos e impulsos que no se sienten solos, si no más bien acompañados de gente bonita (Desde aquí un saludito – er alvaro os quiere tela-).

Lo que queda por venir en este mes es mucho, ¡que viene el brillo! ¡las plumas! ¡las comparsas! Que este mes viene cargado que mucho movimiento de nalgas a ritmo de tambores.  A ver si nos da para escaparnos entre toda esta maraña de proyectos que tenemos entre manos y nos colgamos un antifaz.

PD: ¿Firmamos un acuerdo para dejar que todos y todo brille? Estamos armados.